Árbitros de leyenda: Pierluigi Collina

Publicado por LabHipermedia en

Año 1999. El marcador señala el minuto 90 en el Camp Nou. El asistente levanta el número tres en el luminoso. Tres minutos es el tiempo que le queda al Bayern Múnich para volar con la “orejona” rumbo a Alemania. Tres minutos le quedan a los “red devils”, del afamado Sir Alex Ferguson, para remontar el 1 a 0 en contra. Una trama de suspense rocía el Camp Nou. Córner para los ingleses. El guardameta del United, Peter Schmeichel, sube a rematar. La diestra de David Beckham lanza el córner. Varios rebotes dentro del área dejan el balón muerto en el área pequeña. Teddy Sheringham lo aprovecha y manda el balón al fondo de la red. 1-1 y el característico “yes” británico inunda las tribunas. Un minuto después, otro saque de esquina lanzado por Beckham finaliza con Ole Gunnar Solskjaer marcando, previa prolongación de Sheringham. 

En tan solo tres minutos, el Manchester United remonta el partido para llevarse la copa de Europa. En tan solo tres minutos, los ‘Red Devils’ se han ganado su sitio en la historia del deporte. La maravillosa dicotomía intrínseca del mundo del fútbol volvía a escena. Solskjaer es el gran protagonista de esa final. Pero no el único.  Tras el segundo gol inglés, el árbitro del encuentro, el legendario Pierluigi Collina, se acerca a intentar que los jugadores del conjunto alemán se levanten del suelo. Imagen que, a la postre, es una de las más recordadas sobre Collina. El colegiado italiano, de imponentes ojos azules, seguía consagrándose como uno de los mejores árbitros del momento.

Pierluigi Collina nació en Bolonia en 1960. Graduado en la Universidad de Bolonia en Economías, muy pronto se interesó por el fútbol. Ferviente admirador de Joseph Wilson, Collina se desempeñó como central en su corta andadura en el fútbol ´amateur´. El líbero de origen italobritánico también fue el culpable de que Collina se hiciera aficionado de la Lazio.

En 1977 la vida estaba a punto de cambiar para Collina. En ese año el italiano decidió hacer un curso de arbitraje. Tres años más tarde, estaba arbitrando encuentros de categorías regionales. Debido a su incorporación al servicio militar, tuvo que dejar momentáneamente su carrera como trencilla.

Tras realizar el servicio militar, y con tan solo 24 años, Pierluigi sufrió una alopecia areata. Una enfermedad que hizo que se quedase calvo en poco tiempo, lo que le dotó de una personalidad más imponente como el mismo ha reconocido varias veces a lo largo de su trayectoria: “Los jugadores me respetan más por mi aspecto”.

Tras tres temporadas arbitrando en tercera división, su paso a la élite se produjo en 1991, año en el que empezó a arbitrar partidos de la Serie A. 1991 fue un año atípico y con sabor agridulce para la liga italiana. La estrella del Napoli y mejor jugador del momento, Diego Armando Maradona, fue inhabilitado del mundo del fútbol durante 14 meses tras dar positivo en cocaína en un control antidopaje. Una salida del fútbol italiano que marcó a Collina, como relató en un documental en Sky Sports Italia: “Tal vez, mi única frustración, en el buen sentido de la palabra, haya sido la de no pitar ningún partido donde actuase Maradona”.

El salto a partidos internacionales

El gran salto a la élite internacional de Collina se produjo en 1996, cuando debutó como árbitro FIFA en los Juegos Olímpicos de Atlanta 1996. Cuatro partidos, entre los que se encontraba la finalísima entre Nigeria y Argentina. Las “Águilas Verdes” ganaron la final por 3 a 2, consiguiendo una de las gestas más importantes de la historia del fútbol africano: el oro olímpico.

La final estuvo rodeada de polémica, y quejas del lado argentino por la actuación arbitral en el definitivo 3 a 2 de Amunike. El gol se produjo tras una falta escorada a favor de Nigeria. Tras el centro, los jugadores argentinos tiraron la línea y salieron del área para dejar en fuera de juego a los jugadores nigerianos. Ni el árbitro ni su asistente pitaron ‘offside’ y Amunike marcó a placer dentro del “área chica”.

Corea y Japón: El cénit de su carrera

El gran momento para Collina llegó seis años después de los juegos olímpicos de Atlanta. El boloñés fue el elegido para representar a los colegiados italianos en la Copa Mundial 2002 de Corea y Japón. En un mundial marcado por los escándalos arbitrales, Pierluigi tuvo una actuación impecable. Hecho que le valió para arbitrar la final del mundial, que emparejó a Brasil y Alemania. El encuentro finalizó con un 2 a 0 a favor de los cariocas y con tan solo dos tarjetas amarillas mostradas por Collina. Al finalizar el partido, y en la tradicional entrega de medallas, se vivió uno de los momentos más emocionantes en la carrera de Pierluigi. Todo el estadio le ovacionó, produciéndose una simbiosis árbitro-aficionados pocas veces vista.

Portada del PES 03

Tal era la popularidad del boloñés a finales de los 90 y principios de siglo que llegó a ser portada del famoso videojuego de fútbol Pro Evolution Soccer 03.  Algo kafkiano y atrevido en la portada de uno de los mejores videojuegos futbolísticos.

Tras la portada de Collina, un elenco de estrellas se sucedió en la portada: Thierry Henry, Cesc Fabregas, Cristiano Ronaldo, Leo Messi, etc. Pero, desde entonces, ningún trencilla ha llamado la atención del aclamado juego. Sin duda, una portada para la historia.

Mejor árbitro durante seis años

La Federación Internacional de Historia y Estadística de Fútbol (IFFHS) designó durante seis años seguidos, entre 1998 y 2003, a Pierluigi Collina como mejor árbitro de fútbol del mundo, Convirtiéndose así en el árbitro que más veces ha obtenido este reconocimiento. Un galardón que se entrega, desde el año 1987, al mejor colegiado de la temporada.

El que podríamos catalogar como Balón de Oro de los árbitros no tiene tanta tradición como el original, aunque nombres ilustres del arbitraje han recibido el galardón. El primer trencilla en ganar este reconocimiento fue el brasileño Romualdo Arppi Filho, quién es conocido por haber arbitrado la final de la Copa Mundial de México 86 entre Argentina y Alemania Federal. Partido que consagró a Maradona como mejor jugador del mundo, tras ganar agónicamente a los bávaros por 3 a 2.  El último colegiado en obtener este premio fue el esloveno Damir Skomina, en el año 2019.

Retirada ligado al fútbol

En el año 2005, tras recibir un permiso especial para continuar arbitrando pese a tener 45 años – edad considerada límite en el ejercicio arbitral, tal y como recoge el artículo 173 del Reglamento General-, acabó “colgando el silbato” tras un conflicto publicitario con Opel y la Federación italiana de fútbol.

En 2010, fue elegido presidente del Comité de Árbitros de la FIFA. Cargo que ostentó hasta el año 2018, cuando dimitió por motivos personales. En el mundial de Rusia, donde por primera vez se utilizó el sistema de Videoarbitraje (VAR), fue uno de los grandes defensores de esta tecnología asegurando que el VAR solo se equivocaba en el 0,7% de las decisiones.

Categorías: Blog

0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *