¿Quieres triunfar en Twitch? Consejos para retransmitir eventos deportivos

Publicado por LabHipermedia en

Las personas que planean iniciarse en la creación de contenido audiovisual en internet deben de prestar especial atención a Twitch. La plataforma está en su máximo auge: su liderazgo en la retransmisión de contenido en directo es indiscutible. Twitch se encuentra a años luz de su competencia en lo que se refiere al número de usuarios que consumen contenido en directo. Esta cifra aumenta día tras día, indicativo de que nos encontramos en el momento óptimo para subirnos a la ola: la burbuja de Twitch crece desmesuradamente día tras día, y medios especializados afirman que no va a explotar ni a largo plazo. El periodo de la pandemia no ha hecho otra cosa que multiplicar este factor, convirtiendo a la plataforma en la más influyente de nuestro país (por encima de YouTube). Se habla de siete millones de usuarios nuevos cada día.

Además, la variedad de contenido que se consume en la plataforma es gigante. Mientras que una de las categorías más consumidas es Just Chatting (que consiste en eso mismo, solo hablar), están en su máximo esplendor la retransmisión de videojuegos y eventos deportivos.

El problema de Twitch es que puede ser más difícil ponerlo en funcionamiento que otras plataformas, dónde se graba un vídeo, se edita y se sube directamente. En Twitch hace falta un software de terceros que sirva como centro de control para la retransmisión, como si se tratara de un set de televisión en nuestro monitor. A través de estas aplicaciones, podemos agregar diferentes cámaras, micrófonos, fondos musicales, cortinillas o rótulos, entre muchos otros elementos que componen un programa, ajustarlos y utilizarlos cómo y cuándo queramos fácilmente. Al principio es complejo, pero una vez se gana destreza en la utilización del programa, se convierte en un juego de niños dónde la imaginación es el único límite.

Lo básico: cómo hacerse una cuenta

Podemos registrarnos desde la página web en el ordenador o desde la aplicación en dispositivos móviles a través de unos sencillos pasos.

Primero tenemos que acceder a la página y hacer click en registrarnos, en la esquina superior derecha. Nos va a aparecer un menú desplegable que tendremos que ir rellenando con nuestros datos. Es recomendable que elijamos una contraseña segura y la guardemos a buen recaudo. Siempre es recomendable utilizar un generador de contraseñas para que sea lo más segura posible.

Una vez tengamos nuestra cuenta abierta y confirmada (a través de un correo electrónico o de un SMS a nuestro teléfono), es recomendable darse una vuelta por la plataforma para ver cómo funciona y como desarrollan y presentan el contenido otros usuarios. Por ejemplo, si lo que nos interesan son las retransmisiones deportivas, podemos empezar a buscar canales y directos que se dediquen a ello e irles siguiendo. El algoritmo de la plataforma va a ir poco a poco ajustándose a nuestras preferencias y presentándonos contenido pertinente en la página principal.

Es muy importante trabajar nuestro perfil para hacerlo atractivo al público: “Si tu perfil está bien diseñado, tus visitas aumentarán de forma considerable y será mucho más fácil que te conviertas en una estrella de la red social” (Bloygo, 2020). Un perfil llamativo y bien diseñado tiene más probabilidades de atraer a nuevos usuarios. Es muy importante que esté en constante actualización con enlaces a nuestras webs y perfiles sociales, para que sea fácil encontrarnos, y que elijamos un nombre de usuario apropiado. Este último aspecto es al que más tiempo tenemos que dedicarle, porque nuestro nickname va a convertirse en una marca, nuestra marca comercial, nuestro sello.

Anticiparse a las tendencias

Es muy fácil decirlo, pero muy difícil hacerlo. Anticiparse a las nuevas modas o tendencias producirá un aumento masivo de entrada de nuevos suscriptores, lo que, unido a una buena promoción en redes sociales, puede llevarnos a ahorrar mucho tiempo y esfuerzo en este arduo camino.

Aunque es muy difícil anticiparse a una tendencia, lo que no es tan complicado es diferenciarse del resto de streamers. La diferenciación puede marcar un antes y un después en todo canal de Twitch. Diferénciate y triunfa, la piedra angular de toda plataforma de creación de contenidos.

Utiliza habitualmente las redes sociales

“Los nuevos streamers en Twitch a menudo pasan por alto el poder de los medios sociales en la construcción de sus marcas” (Juego y Streaming, 2021). La realidad de hoy en día pasa por la interacción entre personas. Las redes sociales ocupan gran parte del tiempo de los usuarios: Twitter, Instagram y Snapchat son grandes trampolines en los que poder promocionar los contenidos, manteniendo a nuestros seguidores al día en lo que respecta al contenido que subimos o los próximos eventos que vamos a cubrir y retransmitir.

Uno de los mejores usos que se le puede dar a las redes sociales, es la publicación de avances de contenido: directos, tráileres, banners, e incluso pósteres de todo lo que hemos planificado para crear expectación y, de paso, dejar bien claras las fechas de las retransmisiones. De todo el abanico de posibilidades que tenemos a nuestro alcance para promocionarnos, las redes sociales son el medio más directo, fácil y rápido.

El equipo que necesitamos

La elección del hardware es más complicada que la del software, ya que es algo que depende directamente del tipo de contenido que vayamos a crear. Por otro lado, el software puede ser el mismo para cualquier tipo de contenido que creemos, variando eso sí la configuración.

Software

Existen diferentes programas que podemos utilizar para controlar nuestras retransmisiones en Twitch. El más utilizado es OBS Manager, un programa de código abierto (gratuito y libre) que agrupa las herramientas necesarias para tener un control de realización de TV en miniatura en nuestro ordenador. Sin embargo, no es el único.            La propia plataforma ha desarrollado un nuevo software que también recoge las herramientas más básicas de control: Twitch Studio.

Otra alternativa al OBS tradicional, es Streamlabs OBS. Es muy parecido al OBS Manager en todo, pues lo utiliza como base. La diferencia fundamental está en la interfaz, que es más intuitiva y posee muchas más opciones orientadas a Twitch (porque está pensado fundamentalmente para emitir en la plataforma), además de que es mucho más configurable. La aplicación, a diferencia del OBS tradicional, posee una parte de pago premium, pero no aporta nada esencial y el usuario promedio no va a necesitarla.

Estos softwares nos permiten reunir todas las señales que está conectadas a nuestro equipo y manipularlas como queramos. Creamos una escena y añadimos los elementos que queremos que se vean. Por ejemplo, si quiero que una escena sea una pantalla dividida con dos cámaras y un micrófono, añado la señal de ambas cámaras y del micrófono, las redimensiono a mi gusto y listo. Es tan fácil como hacer varias escenas con el contenido que queramos en cada una (solo audio, solo video, todo, nuestro logo, publicidad…) e ir cambiando entre ellas. Podemos añadir incluso animaciones para que la transición entre escenas sea muy suave y profesional.

Tenemos que conectar la aplicación con nuestra cuenta de Twitch y pulsar el botón iniciar directo abajo a la izquierda para que comience la emisión.

Lo mejor de estas herramientas de software es que nos ofrecen mucha información acerca de las visitas que tenemos, las ganancias que hemos cosechado, los puntos de mayor expectación e incluso datos sociodemográficos de nuestros seguidores para que tengamos una idea de nuestro target.

Hardware

Tenemos que tener muy claro el tipo de contenido que vamos a producir, y entonces realizar una planificación para decidir qué instrumentos vamos a necesitar. Por ejemplo, a la hora de retransmitir un videojuego, tenemos que planificarnos para conseguir un ordenador muy potente, un micrófono en condiciones y una webcam con unas características determinadas, entre otras cosas.

Algunos escenarios requieren más planificación que otros. Si queremos realizar la retransmisión de un evento deportivo, la planificación va a ser compleja y va a depender de lo que queramos hacer.

Tenemos que pensar qué planos vamos a cubrir para elegir el número de cámaras que vamos a utilizar, pensar si vamos a grabar el audio del evento para conseguir un micrófono, si vamos a hacer un uso más extenso del audio comentando el evento para hacernos con una mesa de mezclas con varias entradas de micrófono, un equipo portátil dónde conectar todos los periféricos (que cuente con todas las entradas necesarias) y controlar el software de emisión, las suficientes tomas de corriente y un largo etc.

Retransmitiendo un evento deportivo

Imaginemos que queremos retransmitir un partido de futbol de la forma más profesional posible. Necesitamos lo siguiente:

  • Tantas cámaras como queramos. Una puede ser suficiente. La cámara que utilicemos, tiene que ser capaz de conectarse a nuestro ordenador para que la señal de vídeo llegue al software de realización. Muchas cámaras Canon y Sony traen una utilidad para conectarse directamente al ordenador a través de USB y transmitir la señal de vídeo. Gracias a esta función, se puede utilizar la señal incluso como webcam de buena calidad. A las malas, si tenemos una capturadora de vídeo, podemos conectar la cámara por HDMI a la capturadora y la capturadora al ordenador para llevar la señal. Este método da una imagen mucho más nítida, pero añadimos el paso de la capturadora. Podemos conectar varias cámaras y utilizar el OBS para organizarlas, nombrarlas y crear escenas con ellas.
  • Micrófonos: tenemos varias opciones. Lo ideal es conseguir una mesa de mezclas USB (hay muy económicas), con entrada para diferentes micrófonos y el control analógico de sus ganancias y volúmenes. Estas mesas además traen Phantom Power, la alimentación eléctrica necesaria para que funcionen los micrófonos. Por otro lado, podemos hacernos con micrófonos USB y conectarlos a los puertos del ordenador. Esto sin embargo limita mucho las opciones y el rango de maniobra. Las señales de audio las manejamos también con el programa OBS.
  • Un punto de conexión: La conexión a internet es lo más importante para realizar un streaming. Podemos tener montado un set espectacular, pero sin conexión a Twitch, no tenemos nada. Podemos conectarnos a la señal Wifi del establecimiento, utilizar nuestro dispositivo móvil como punto de acceso o conseguir un router portátil (que funcione insertando la tarjeta de nuestra operadora).
  • Otros: Hay que tener en cuenta la energía eléctrica. Necesitamos un ladrón que nos permita enchufar el ordenador portátil, las cámaras de vídeo, la mesa de mezclas (si lo necesita) y demás herramientas. Es recomendable también tener cuidado con los cables, para que podamos separar bien las cámaras y los micrófonos del equipo y de la fuente de alimentación. También se puede realizar todo sin cables, de forma inalámbrica entre equipos usando uno como equipo maestro. Sin embargo, el retardo que se añade a la imagen y la pérdida de calidad no hacen esta opción tan recomendable.

Categorías: Blog

0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *