El VAR, ese gran desconocido: cómo funciona y en qué circunstancias se usa

Publicado por LabHipermedia en

El paso de los años ha traído consigo cambios muy notables en todos los deportes, aunque, quizás por la relevancia que tiene en la actualidad, el fútbol ha sido uno de los que ha experimentado los más grandes. Esta evolución no solo ha llegado al deporte rey con cambios en las instalaciones y estadios de los equipos, sino que también ha cambiado el modo de practicarlo y entenderlo.

Como mencionábamos en nuestro anterior artículo, esta revolución ha sido paralela a la innovación tecnológica, empleada en muchos casos para perfeccionar el deporte y la manera que tenemos de verlo. Buena muestra de ello son herramientas como el ‘ojo de halcón’, las cámaras de alta definición o los equipos de intercomunicación que usa el colectivo arbitral para comunicarse entre sus miembros. Sin embargo, en los últimos tiempos una de estas innovaciones ha llegado para ocupar buena parte de la actualidad futbolística: el Árbitro Asistente de Video, más conocido como VAR (siglas del término en inglés Video Assistant Referee).

El VAR ha sido y es en la actualidad una de las medidas más revolucionarias (y, por qué no decirlo, no exenta de cierta polémica) que se ha implantado en el fútbol. Es una tecnología que tiene como principal propósito dotar de mayor justicia al fútbol, llegando a darse casos de situaciones en las que un simple centímetro ha sido decisivo para anular o no un gol por fuera de juego, pero que aún no está plenamente asimilada por el total del publico y de los jugadores. Ambos colectivos siguen cuestionando con asiduidad si se está usando de manera correcta, si se está explotando todo el potencial de la herramienta e incluso si debería volverse al fútbol pre-VAR.

Defensores y detractores

Aunque hay argumentaciones de lo más variopintas para apoyar esa última sentencia, un gran porcentaje de los reticentes alegan que el VAR “le quita emoción al fútbol”, que “ralentiza los partidos” o que “venía para eliminar la polémica del fútbol y está generándola en mayores dosis”.

Sin embargo, no es menos cierto que las estadísticas muestran una reducción del número de errores arbitrales tras la implantación de esta tecnología. Por ejemplo, en España el Comité Técnico de Árbitros de la RFEF convoca ruedas de prensa varias veces por temporada (en el siguiente tuit pueden encontrar el balance de la temporada 2018/2019, la primera con VAR en España) para desgranar estos datos y mostrar a medios, jugadores y aficionados que la tecnología les está ayudando a tomar mejores decisiones sobre el terreno de juego.

Pero sería absurdo limitar su uso a lo que ocurre durante los 90 minutos de juego. Por ello, en la formación arbitral se están empleando continuamente diversos elementos tecnológicos que les facilitan su tarea. Muestra de ello es nuestra plataforma de aprendizaje online CloudLab, usada por el mencionado comité con el objetivo de perseguir la unificación de criterios no solo entre los árbitros de élite españoles, sino también entre los comités arbitrales de todas las federaciones territoriales del país.

Supuestos y principios del VAR

Volviendo al VAR, podríamos definirlo entonces como una herramienta basada en la colocación de múltiples cámaras de alta definición en distintas localizaciones de un estadio y creada para brindar apoyo a los árbitros con el objetivo de minimizar sus errores en una serie de supuestos que pueden darse en un partido. En ese sentido, el VAR únicamente será utilizado cuando concurra alguno de estos cuatro supuestos: goles, penaltis, tarjetas rojas y confusiones de identidad.

No obstante, aunque el VAR se creó para intervenir en esos supuestos, debe seguir siempre unos principios fundamentales teniendo el cuenta su lema “Mínima interferencia, máximo beneficio”:

El VAR revisa aquellas jugadas que interpreta como decisivas o aquellas en las que hay un error claro y manifiesto.

El árbitro que dirige el encuentro sobre el terreno de juego es el único que toma la decisión final, lo que implica que el VAR es solo una ayuda para que dicha decisión sea la acertada.

Nadie ajeno al cuerpo arbitral puede pedir el VAR, puesto que el VAR está chequeando continuamente las acciones susceptibles de ser revisadas y solo el árbitro a cargo del mismo puede solicitar al principal la revisión de una jugada.

Una vez están claros estos aspectos, cabe preguntarse qué situaciones concretas debe revisar el VAR en cada caso: 

Goles:

Si existe un fuera de juego que se ha producido antes del propio gol,

si existe una falta previa antes del gol,

si el balón ha salido antes de que la jugada acabara en gol,

si el balón ha traspasado totalmente o no la línea de gol (en aquellas competiciones en las que no se utilice la tecnología de línea de gol).

Penaltis

Cuando se pita penalti, pero las imágenes muestran que no existe ninguna infracción dentro del área;

cuando se pita penalti, pero la infracción se ha producido en realidad fuera del área;

cuando no se pita penalti, pero las imágenes muestran que sí existe una infracción dentro del área;

si el balón ha salido del terreno de juego antes de que se produjera el penalti,

si existe una infracción previa del equipo atacante en la jugada del gol (fuera de juego, falta, mano…).

Tarjetas rojas

Infracciones que no han sido sancionadas con tarjeta roja pero que, tras chequear la jugada, se considera que sí debía haber sido mostrada,

infracciones que han sido sancionadas con tarjeta roja pero que, tras chequear la jugada, se considera que no debía haber sido mostrada

Confusión de identidad

Errores a la hora de identificar a un jugador cuando se le muestra una tarjeta.

El proceso del VAR

Para intervenir en estos supuestos hay una serie de pasos previos que son realizados antes de tomar una decisión respecto a una jugada.

Infracción: Se ha producido una infracción que encaja con algunos de los supuestos mencionados anteriormente. En ese caso, una vez el balón no está en juego los miembros de la sala VAR piden al arbitro que demore la reanudación del encuentro para proceder al chequeo. El árbitro principal se señalará la oreja para advertir a los jugadores de esta situación.

Chequeo: Los árbitros de la sala VAR revisan la jugada en la que se ha producido la incidencia mediante el sistema de cámaras que se han distribuido previamente por el estadio. Si, a su juicio, no se ha producido ninguna de las circunstancias anteriormente mencionadas, el árbitro puede ordenar el reinicio del juego. De lo contrario, pasamos al siguiente escenario: la revisión de la jugada, que el árbitro indicará dibujando una pantalla en el aire con sus dedos.

Revisión: Podemos considerar que, en este sentido, hay dos posibilidades en función del supuesto en el que nos encontremos:

Decisión sin revisión del monitor: El árbitro acepta el consejo o la decisión de los miembros de la sala VAR y, por tanto, no consulta la pantalla situada en el campo. Esta opción se da en casos en los que no entra en juego la subjetividad del árbitro a la hora de valorar la acción. El mayor ejemplo es el caso de los fueras de juego en los que el infractor interviene activamente en la jugada: si está más adelantado que el penúltimo defensor (contando al portero), será siempre fuera de juego.

Decisión con revisión del monitor: El árbitro VAR considera que hay un error claro y manifiesto en el que entra en juego el criterio del árbitro y pide al principal que acuda a la Referee Review Area (RRA) para que vea él mismo las imágenes y tome una decisión en base a las mismas y a lo que haya visto previamente en directo.

Si seguimos con el ejemplo anterior, una situación que puede ilustrar perfectamente este caso es el de un fuera de juego en el que el atacante interfiera con un oponente: un disparo que acaba en gol y en el que, en el momento del golpeo, un jugador del equipo atacante se encuentre en posición de fuera de juego y pueda considerarse que está en la trayectoria del balón. En ese caso, el árbitro debe ir al monitor para discernir si realmente el atacante que se encontraba en fuera de juego interfiere o no en la visión del guardameta.

Categorías: Blog

2 commentarios

LA HISTORIA DEL FÚTBOL (1): Los precursores del fútbol y las primeras reglas – LabHipermedia · abril 17, 2020 a las 9:29 am

[…] anteriores artículos de nuestro blog hemos hablado sobre avances tecnológicos como el VAR que, sin duda, están cambiando el deporte y, en concreto, el fútbol. Sin embargo, hay otros aspectos que también se desarrollan […]

La tecnología de la línea de gol, otro avance al servicio del arbitraje – LabHipermedia · junio 5, 2020 a las 9:24 am

[…] VAR, del que ya hemos hablado ampliamente en anteriores artículos de este blog, y la polémica que gira alrededor de su uso han parecido eclipsar a cualquier otra tecnología […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *