Marta Huerta de Aza: «Quien se lo merece, quien trabaja y quien es constante está ahí»

Publicado por LabHipermedia en

Esta semana estamos de estreno en LabHipermedia: hemos realizado nuestra primera entrevista en vídeo. Y no podíamos tener a una mejor invitada para nuestro debut que Marta Huerta de Aza: árbitra de Primera Division Femenina, segunda mujer en la historia del fútbol español que arbitra un partido de Segunda División B masculina y primera en alcanzar la máxima categoría del arbitraje europeo (UEFA ELITE). La palentina, aunque afincada en Tenerife, atiende a nuestros compañeros Lara Llanos y Carlos Chelle a través de videollamada.

Entrevistador: Ahora comienza una nueva etapa, con el reto de ser madre. ¿Cómo lleva el embarazo?

Marta Huerta: Hola. Antes de nada, daros las gracias por la invitación. Bueno, la vida son etapas y yo creo que también con todo esto que nos ha venido, la pandemia, nos ha hecho reflexionar. Yo creo que era un buen momento para plantearnos también la vida personal y cómo queríamos avanzar. Decidí intentar ser madre, tuve suerte y me quedé embarazada. La pena es que esta temporada he tenido que estar apartada de los terrenos de juego, pero muy contenta por la parte personal.

E: Apartada pero seguirá al día y trabajando con el embarazo. ¿Cómo ha sido compaginarlo?

M: Sí, el hecho de estar embarazada no ha querido decir que haya estado apartada de todos los seminarios y las formaciones. Al contrario, todas las participaciones que ha habido tanto a nivel internacional como nacional han sido a través de las plataformas online, así que no he tenido ningún problema para poder acceder a todos los seminarios y todas las formaciones que hemos recibido.

E: Por ejemplo, su compañera Judith (Romano García, árbitra asistente en Segunda División) ha estado embarazada hace poco. ¿Han hablado? ¿Le ha pedido algún consejo para compaginar el trabajo y el embarazo a la vez? 

M: La verdad es que tenemos referentes que ya han sido ‘mamis’. Sobre todo, lo que más miedo te da es el volver luego a los terrenos de juego: que no cueste tanto el dejar en casa a tu hijo o a tu hija, y esa preparación física que nos exigen. Todos los consejos son bien recibidos y es un ejemplo de que con constancia y trabajo rápidamente podemos estar de vuelta.

E: ¿Cómo nace su pasión por el arbitraje, Marta?

M: Pues llevo ya media vida en este mundo, que se dice rápido. Empecé con 15 años y el fútbol… Bueno, todos los deportes en general siempre me han gustado mucho. Es verdad que el fútbol femenino hace 15 años no es lo que hay ahora, entonces era un poquito más difícil poder practicarlo o poder estar vinculado a ello. Más en Palencia, que yo soy de allí aunque viva en Tenerife, de una ciudad pequeñita donde a lo mejor los recursos tampoco estaban tan extendidos como en otras provincias. Decidí probar desde otro punto de vista, conocía a gente que estaba dentro del Comité y en el momento en el que pones el primer paso en el Colegio de Árbitros, ya si te gusta es para toda la vida.

E: ¿Cuándo tomó la decisión o cuándo se dio cuenta de que se podía dedicar al arbitraje de forma profesional?

M: Es verdad que yo exclusivamente no me dedico a ello, también soy maestra. He compaginado ambas cosas. Ahora, con la maternidad, sí que me estoy planteando el tener ambas profesiones porque bueno, es un poco complicado. Sí que es verdad que organizándote puedes compaginar ambas, pero cada vez el arbitraje nos exige más, quieren que seamos más profesionales y que le dediquemos más tiempo. Cuando te gusta, ese tiempo se invierte con mucha ilusión y con muchas ganas. De los inicios al día de hoy ha habido un cambio brutal en la formación y en las exigencias que el CTA nos exige a las árbitras.

E: ¿Cómo fue, desde su perspectiva y desde su vivencia, iniciarse en un mundo tan profundamente masculino como es el fútbol y el arbitraje? ¿Cómo lo vivió, qué pasó por su cabeza?

M: Yo nunca he pensado que el deporte es para hombres o para mujeres. Lo que me ha gustado lo he intentado practicar, independientemente de si en su mayoría son hombres o son mujeres. Es verdad que en los inicios, pues bueno, era más llamativo ver a una chica en un terreno de juego. Pero yo creo que, a día de hoy, al encender la televisión un fin de semana raro es el partido en el que no podamos ver a una chica como asistente o como árbitra. Entonces sí que se agradece que se haya normalizado tanto ya que la figura del árbitro pueda ser también femenina.

E: ¿Quién es Marta fuera del arbitraje? Nos comentaba que era maestra, pero ¿qué le gusta hacer en su tiempo libre? ¿Cómo era de niña?

M: De niña no paraba, me gustaban todos los deportes. He practicado creo que todo lo habido y por haber. Decidí por circunstancias de la vida venirme a Tenerife, vivo aquí ya desde el 2012, y me encanta, como no puede ser de otra forma, ir a la playa. Disfrutar, siempre ahora con las restricciones, de todas las actividades al aire libre que se permiten. Y soy maestra de profesión, aunque ahora por el embarazo ya estoy con la baja. A lo que me dedico y lo que hago siempre lo hago con mucha ilusión y con muchas ganas. En resumen, un poquito eso.

E: Esta entrevista se enmarca dentro de una campaña de redes sociales que estamos empezando, llamada #UnaSemanaUnaFederación, y este mes hemos elegido a la Federación de Tenerife, en la que es adscrita a su Comité de Árbitros. Nos comentaba antes que hace ya años que llegó a las Islas. ¿Cómo acabó una palentina en Tenerife?

M: Yo acabé la carrera, hice Magisterio y Educación Física, convalidé luego con Grado y me beneficié de unas becas que había para maestros. Estuve en Estados Unidos y cuando regresé de esas becas me planteé el qué iba a ser de mi vida y qué salidas profesionales tenía en Palencia. Es verdad que al final te cuesta, porque tienes a toda la familia allí, pero llegué a tomar la decisión de que también era un buen cambio para el arbitraje, para mi forma de vivirlo. Si me voy de una ciudad pequeña, en la Castilla profunda, me tengo que ir a un sitio con playa y con buen tiempo. Decidí irme a Tenerife y la verdad que la acogida fue espectacular, tanto por su presidente Castilla (Norberto Castilla Yanes, presidente durante 32 años del Comité Interinsular Técnico de Árbitros de Tenerife) como por mi delegado Pancho (Mesa), así como con el Presidente que está ahora, (Alejandro Morales) Mansito. La verdad es que desde el primer momento me hicieron sentir una más y yo sabía que había elegido bien. Que esta ya era mi nueva casa.

E: Hemos visto también que la Federación de Tenerife tiene un proyecto llamado ‘Proyecto Ganar’, ¿colabora activamente en este o en algún otro proyecto solidario que haga la Federación?

M: Es verdad que la Federación está trabajando muy bien en la impartición de valores desde el fútbol base. Sobre todo, los que van a llegar a fútbol profesional o a Tercera División son los niños que ahora están en prebenjamín y benjamín. Entonces, cuanto antes se inculquen esos valores…Yo creo que son los que en el futuro, si queremos cambiar algo en el fútbol, van a ser capaces de hacerlo. Se está trabajando con el ‘Proyecto Ganar’ o ‘Balón de Oro’, donde se premian, no solo las victorias, sino las actitudes en el terreno de juego: el ayudar al adversario, el respetarle, el respetar al árbitro… Son iniciativas que yo creo que muchos Comités deberían de tomar como ejemplo porque sí que se notan cambios. Se notan mejorías.

E: ¿Cómo se prepara antes de un partido? Por ejemplo, vemos que muchos jugadores tienen la manía de entrar siempre con el pie derecho. ¿Tiene alguna manía o alguna cosa especial que haga antes de un partido?

M: La preparación del partido viene ya desde el momento que nos dan la designación. Esa semana ya empezamos a preparar el partido. Gracias a toda la tecnología que tenemos a día de hoy podemos estudiar a los equipos y a las jugadoras. Es muy fácil para nosotros ahora poder llevar una buena preparación. Cuando yo estoy en el campo sí que tengo una manía, que no sé por qué es desde siempre. Yo el silbato, desde mi primer partido, lo llevo con una cadena y esa cadena siempre la tengo que tener perfectamente desenredada. Es verdad que he retrasado a veces el inicio del partido intentando desenredarla, y luego siempre lo tengo que meter en el grifo debajo del agua un ratito para limpiarlo bien. No sé si son manías o supersticiones, pero siempre lo hago.

E: ¿A quién considera un o una referente en su profesión?

M: A día de hoy yo creo que España, en el Comité Arbitral, falta de referentes no tenemos. Tenemos, tanto en masculino como en femenino, grandes figuras. Visto que hemos tenido ahora la final de la Copa del Rey y que ha estado ahí Guadalupe (Porras Ayuso), pues yo creo que es el referente ahora, no solo para las chicas, sino también para los chicos. Para ver como con el esfuerzo, el sacrificio y la constancia llegan las cosas. A ella nadie le ha regalado nada, ha tenido que caerse muchas veces y volver a levantarse para poder estar ahí. A parte de que es amiga, pues yo creo que el orgullo de verla el otro día ahí en la banda es a nivel genérico.

E: Como decíamos, es árbitra de Primera División Femenina. En 2017 debuta en un U.D Levante-Madrid C.F.F. ¿Cómo lo recuerda?

M: Bueno, yo había pitado ya fútbol femenino, es verdad que la temporada anterior se puso la exclusividad de que solo lo iban a arbitrar compañeros de Segunda B, pero temporadas anteriores sí que lo estábamos arbitrando. El hecho de que crearan en el 2017 esa categoría de Primera División Femenina, que nunca en la historia había habido, al final es eso, historia. Es un momento que va a estar escrito en los libros y formar parte de esa primera plantilla de la Primera División Femenina es un orgullo. Muy contenta de que al final el Comité también haya confiado en mí para poder estar ahí.

E: Apenas un año más tarde de su debut en Primera se fijan en usted y le dan la oportunidad de arbitrar la Copa de la Reina, ¿cómo afrontó ese reto?

M: Esas finales yo creo que son los partidos clave, los que marcas en el calendario, que vas a contar a tus hijos y nietos. Son anécdotas que al final guardas. Fue un partido super bonito. El ambiente, espectacular, era un ambiente de fiesta. Además, en el partido también nos fuimos a la prórroga y en el último segundo fue cuando marcó el Barça, cuando ya todos pensábamos que nos íbamos a penaltis. Esa emoción hasta el último segundo, la tensión que había en el ambiente, la verdad que fue una fiesta. Agradecida de que nos permitan vivir esos momentos.

E: ¿Cómo definiría su forma de arbitrar? ¿Tiene algún sello distintivo que crea que le diferencia de los demás?

M: Yo creo que al final, después de tantos años en el terreno de juego, vas moldeando tu forma de arbitrar, vas viendo qué estrategias te funcionan más o cuáles te funcionan menos. Como podéis ver, yo soy bastante habladora y me gusta siempre que se pueda recurrir al diálogo antes que a lo mejor a las decisiones disciplinarias. Me gusta, al igual que nosotros exigimos muchos, que el jugador se ponga en nuestra piel y que vea la tensión a la que nosotros nos enfrentamos también en los 90 minutos. Es importante que nosotros, los árbitros, nos pongamos en la piel de los jugadores para ver que ellos tienen también las emociones a flor de piel.

E: Mencionábamos antes que el año pasado hizo historia al convertirse en la primera mujer que dirigía un partido de Segunda B Masculina, ¿cómo le comunicaron la noticia? ¿Qué sintió en ese primer partido, en esa primera temporada, aunque fue un poco extraña con el coronavirus?

M: Es verdad que hace muchísimos años estuvo en esa categoría Carolina Domenech, pero hacía no sé si quince o veinte años que no había otra vez una mujer en Segunda B Masculina. Fue un poco extraño porque cuando me lo comunicaron yo estaba en Nápoles, arbitrando la Universiada que se disputaba allí. Estaba en la habitación del hotel, me llamaron y rompí a llorar. Es un poco extraño porque quieres disfrutarlo con tanta gente, pero claro tenía que ser a través del teléfono o de videollamadas. La verdad que fue un momento super especial, para mi uno de los mayores logros a nivel personal y profesional, porque estuve seis años intentando conseguir la Segunda B y al final llegó. Un poco agridulce por no poder acabar la temporada, por todo el tema de la pandemia, pero super contenta con los partidos en los que pude estar, disfrutándolos al 100%.

E: ¿Encontró alguna diferencia entre arbitrar en Primera División Femenina y Segunda B masculina?

M: Al final, es que encuentras diferencias en la misma Primera División Femenina, encuentras diferencias entre un partido y otro. Al final, tú tienes que preparar el partido, no la categoría. Cada equipo es diferente, cada jugador es un mundo. Es muy difícil hacer comparaciones, simplemente ya dentro de una misma categoría entre unos partidos u otros.

E: Ahora no hay público en la mayoría de las competiciones deportivas, ¿cómo se vive eso desde la perspectiva del árbitro? ¿Se nota la diferencia y la ausencia del público?

M: La verdad es que todos queremos que el ambiente sea el que había antes, al final tanto para jugadores como para árbitros el partido es eso, el momento de disfrutar del fin de semana. Sí que para nosotros la comunicación es mucho más sencilla porque con el pinganillo ahora sí que nos podemos comunicar perfectamente. Otras veces teníamos que gritar un poco más para que se nos escuchara. Yo espero y confío en que esta pandemia la vamos a superar, que si todos somos responsables muy prontito empezará a haber público. Yo creo que la prioridad es la Sanidad, que todos estemos bien y no precipitarnos porque, si queremos que haya público, primero tenemos que ser responsables.

E: Ninguna persona ni ninguna profesión está exenta de cometer errores, pero el arbitraje sí que es un sitio en el que se miran con lupa. ¿Cómo os afecta esto? ¿Cuando termina un partido y llega a casa, qué se le pasa por la cabeza?

M: Está claro que a nadie nos gusta equivocarnos, ni en nuestro trabajo ni en nuestra vida personal, pero el error va con el ser humano. Lo que intentamos hacer es trabajar para minimizar esos errores, está claro que es imposible no cometer ningún error en un partido, pero que los que cometamos por lo menos no sean transcendentes. Y que, si lo hemos cometido, para el siguiente partido no lo volvamos a cometer. Es verdad que el Comité de Árbitros tiene una herramienta, que yo creo que es muy buena y muy positiva: al finalizar cada partido, nosotros nos tenemos que hacer un autoanálisis, donde volvemos a ver el partido y todas las jugadas. No solo las jugadas a nivel amarilla, roja o penalti, sino también de colocación y sobre todo analizar el por qué: por qué no he visto esta jugada o por qué aquí he sacado amarilla cuando estoy viendo la repetición y no tenía que haber sacado amarilla. Esa autorreflexión yo creo que es muy importante para ir a mejor.

M: Además, si no me equivoco, en Primera División Femenina no cuentan con el sistema VAR. ¿Defiende la introducción de este sistema?

M: Yo creo que el VAR es una herramienta súper necesaria, que nos ha venido genial para esos errores manifiestos graves. Es lo que te comento, cuando nos veíamos decíamos: “pero, ¿cómo no he podido ver esto? ¿Cómo nadie me ha podido decir que esto es penalti o que esto era roja?. Gracias al VAR, ahora tenemos esa ayuda, ese extra que puede hacer que evitemos una catástrofe en un resultado o en el devenir de un partido.

E: Hablando del VAR, suponemos que al ser árbitra UEFA ELITE y estar en Segunda B ha podido ir a algún curso de formación sobre VAR. ¿Ha tenido algún tipo de experiencia con este sistema?

M: Sí, en FIFA el año pasado en enero estuve en un seminario en el que estuvimos trabajando con el VAR. Tuve la suerte de trabajar como árbitra en el campo utilizando sistema VAR y luego ayudando al compañero en el terreno de campo. Pero al final todo ha sido en entrenamientos, simulado.

La verdad es que es muy complicado. Nos preguntamos cómo pueden fallar si están viendo una pantalla, pero es muy complicado. La preparación al final es muy minuciosa, pero es adaptarnos, es el futuro y está clarísimo que el VAR está para quedarse, y yo creo que de forma bastante sólida.

E: Como decíamos al principio, lleva ya bastante tiempo siendo árbitro internacional y además recientemente ha sido nombrada como árbitra UEFA ELITE. Lo primero, enhorabuena. ¿Cómo ha sido su experiencia internacional?

M: Muchas gracias. Fue una noticia… Unos dicen que los bebés viene con un pan debajo del brazo, y la mía ha venido con el ascenso a ELITE, porque estaba ya embarazada y no me lo esperaba. Al final, llegar a la categoría ELITE es lo que tú te imaginas cuando comienzas en la aventura internacional, pero lo ves tan lejos… Ves las árbitras que están en esa categoría y dices: “¿llegaré algún día? ¿Confiarán en mi para que pueda estar ahí?”. Y llegó, y estoy super agradecida. Y a nivel internacional, es una de las mejores experiencias que me ha dado el arbitraje. No solo conoces países, no solo conoces otras culturas futbolísticas, sino que al final haces amigos, creas familia. Son viajes que haces de muchos días, muy lejos, y al final creas unos vínculos con las personas que es lo que te vas a llevar a lo largo de tu vida, cuando acabe el arbitraje. Cuando acabe todo, eso permanece.

E: ¿Hay algún partido o evento internacional que recuerde de forma especial, o que le tenga bastante cariño por algún motivo?

M: Las finales son finales, siempre decimos. Tuve la suerte también de poder dirigir una final en la Cyprus Cup, además de llevar a Guadalupe en la banda. En mis primeros años de internacional, Guadalupe me acompañó en todos los partidos y todos los torneos. Disfrutar con ella una final a nivel internacional fue muy especial y un recuerdo que siempre lo vamos a tener ahí.

E: En su opinión, ¿cómo es la situación del arbitraje femenino en España en la actualidad? Porque estáis dando muchísimos pasos adelante.

M: Es lo que habíamos hablado. No me voy a ir muy lejos, en cuestión de cinco o cuatro años se ha visto la evolución. Se han visto las exigencias y el cómo nosotras estamos respondiendo a esas exigencias. Cada vez se nos aprieta un poco más y nosotras estamos ahí para demostrar que hay mucho trabajo detrás. Que muchas veces se preguntan: “¿De dónde ha salido?”. Bueno, tú a lo mejor acabas de ver a esta chica, pero es que esta chica lleva diez años arbitrando en su territorial. Hay mucho trabajo detrás por parte del CTA y por parte de las territoriales. Yo creo que el avance está siendo muy positivo. Es verdad que a lo mejor todavía falta dar más visibilidad a la chica en el fútbol masculino para que a lo mejor se dé más importancia, porque parece que si no estás en categoría masculina no tienes esa categoría y para nada. Todas las chicas que estamos arbitrando en Primera División Femenina a su vez también dirigimos partidos en categoría masculina.

E: Eso mismo le íbamos a preguntar: ¿qué se necesita, qué hace falta para ver a más mujeres interesadas por el mundo del arbitraje y dedicándose a ello? Porque ahora mismo, seguro que usted se ha convertido en referente para muchas niñas.

M: La cosa es que las hay, el problema es que no podemos comparar ni exigir el mismo número, por ejemplo, de árbitras en Segunda B femenino y masculino porque el número que hay colegiadas no es el mismo. Es un porcentaje muy pequeño comparado con los chicos. Entonces nunca vamos a ver equiparado el mismo número, pero en proporción, como asistentes en Segunda B… Yo no sé cuántas hay a día de hoy, pero yo creo que más de diez seguro que tenemos. Son pequeños pasitos que se están dando y que es muy importante recalcar que por el hecho de ser mujer ni queremos ni nos regalan nada. Quien se lo merece, quien trabaja y quien es constante está ahí. No es que subamos de categoría por el hecho de ser mujer.

E: Antes hablábamos de que justo en su primera temporada en Segunda B llegó la pandemia del coronavirus y se interrumpió la temporada. ¿Cómo vivió el parón durante el confinamiento? Supongo que la Federación os ofreció herramientas, como nuestra plataforma CloudLab. ¿Cómo se desenvolvió con estas tecnologías?

M: Demasiado bien funciona vuestra plataforma, porque decíamos: “¿No se querrá estropear y que nos dejen un poco tranquilos de cursos?”. Pero no, la verdad que muy bien porque se agradecía al final. Tú tienes una rutina de estar todos los fines de semana fuera dirigiendo partidos y fue como que cambió la vida totalmente. Ya no era solo estar metiendo en casa a una persona que está acostumbrada a estar siempre fuera, sino que al final tenías que buscarte una nueva rutina. Si que es verdad que tanto a nivel FIFA, UEFA, CTA y a nivel territorial a través de vuestra plataforma estuvimos constantemente con seminarios y exámenes, con una formación continua. En parte se agradeció, para poder tener nuestra mente en otra cosa que no fuera el coronavirus.

E: ¿Y la vuelta cómo la ha vivido? ¿Ha cambiado algo en ti en referencia al arbitraje?

M: La vuelta al terreno de juego solo la pude disfrutar de cuarto (árbitro) en Las Palmas porque ya luego con el embarazo decidí no correr riesgos. La vuelta fue un poco chocante, sobre todo el tema de todos los protocolos que eran super estrictos. Al no tener gente en las gradas era todo mucho más hermético. El principio fue chocante pero ahora yo creo que estamos más que acostumbrados a ver los partidos así. Como árbitro principal no pude dirigir ninguno, porque a principios de temporada ya comuniqué mi embarazo y no quise arriesgar.

E: Ha conseguido mucho en su carrera arbitral: dirigir la final de la Copa de la Reina, partidos de la Champions Femenina… ¿Cuál es un sueño que le quede por cumplir? ¿Qué ocasión especial le gustaría arbitrar que todavía no haya hecho?

M: Aquí no hay techo, aquí objetivos hay muchos. Yo siempre soy realista, es verdad que este año llegó también la precandidatura para poder acudir al Mundial y hombre… Es una precandidatura, estamos precandidatas tanto Guadalupe como yo, para poder ir a Australia y Nueva Zelanda. Ojalá que esa precandidatura se convierta en candidatura y podamos estar allí representando al arbitraje español. Yo creo que tanto a nivel jugador, como a nivel técnico y a nivel árbitro, estar en un Mundial es lo máximo a lo que podemos optar.

E: Como ya ha mencionado, tiene una compañera, Guadalupe, que está en Primera División Masculina. Ya vemos que son muy amigas y seguro que ha hablado con ella de esto: ¿Le gustaría llegar a Primera División Masculina como ella?

M: Hombre, lo firmo ahora mismo. También soy realista y es muy complicado llegar al fútbol profesional. El nivel es altísimo en España. Muchos compañeros se merecen llegar ahí, pero son muy pocos los que pueden alcanzarlo. De soñar se vive y ojalá en unos años volvamos a hacer una entrevista y me digáis: “¿Te acuerdas cuando te pregunté…?”. Ojalá, ojalá.

E: También acaba de mencionar que ha sido preseleccionada para la Copa Mundial Femenina de 2023 con Guadalupe. ¿Cómo recibió esa noticia?

M: Fue un shock porque la verdad que no lo esperaba para nada, porque además cuando no estás dirigiendo partidos… No estás apartada pero solo acudes a los seminarios online, y parece que las noticias no te van a llegar nunca. Nos lo comunicó Marisa Villa (responsable del arbitraje femenino en España) y fue… Bueno, imagínate. Yo creo que la sonrisa todavía no se me borra de la cara. Es el momento por el que todas luchamos por llegar algún día, y ver que confían en nosotras, aunque sea de precandidatas… El primer paso ya está dado.

E: Y esta al menos ya pudo celebrarla un poco con el entorno, no por teléfono como la anterior.

M: Sí. Mira, además fue curiosa porque cuando me lo comunicaron estaba en la playa y fue un subidón de adrenalina. La verdad es que son momentos que guardas para el recuerdo. Y luego el poder acudir con Guadalupe, que también es amiga. Son experiencias que son super bonitas. También que Marisa, que es nuestra referente top aquí y nuestra coordinadora, es Instructora FIFA y podría ir a ese Mundial. Estaríamos todas juntas allí. Ojalá se cumpla.

E: Marta, por último: ¿Qué consejo les daría a esas personas que también quieren dedicarse al arbitraje? Quizá algo que le hubiera gustado que le avisaran o que le dijeran antes de entrar en esta aventura.

M: Que el arbitraje es un mundo súper bonito. Yo es algo de lo que nunca me voy a arrepentir, nunca me arrepentiré de haber entrado en ese mundo, pero no todo es fácil. No se llega fácil a conseguir los objetivos. Es muy bonito ver una chica en Segunda B o a Guadalupe en Primera División, pero detrás hay mucho trabajo. No se regala nada. Hay muchos días de llorar, muchos días de pasarlo mal. Hay muchos momentos de tener que decir: no puedo ir al nacimiento de mi sobrino, no puedo ir al cumpleaños o a la boda… Momentos familiares que no van a volver y tú te los pierdes por tener que ir a un viaje o a un partido. Todo lo bueno te lo compensa el arbitraje, pero también hay momentos difíciles y no es todo un camino de rosas para llegar. Es importante que también vean la realidad.

E: Pues ojalá podamos verle pronto otra vez en el terreno de juego y en esa Copa Mundial Femenina de 2023. Muchísimas gracias por estar con nosotros y por esta entrevista. ¡Y mucho ánimo con el embarazo, que ya le queda poco!

M: ¡Una semana! Ya no me queda nada.

Categorías: Blog

0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *