Goles Esperados: una de las razones del Atlético de Madrid campeón

Publicado por LabHipermedia en

El Atlético de Madrid acabó alzándose con el título de LaLiga Santander 2020/2021 en una de las temporadas más igualadas y apasionantes que se recuerdan. Arrasando al principio, sufriendo como solo el conjunto rojiblanco sabe hacer al final, muchas son las claves por las que los hombres entrenados por Diego Pablo Simeone consiguieron imponerse en el sprint final de la campaña a Real Madrid, Barcelona y Sevilla.

Los goles de Luis Suárez, las paradas de Jan Oblak, la riqueza táctica de la pizarra del Cholo o el crecimiento de jugadores como Marcos Llorente o Thomas Lemar fueron señalados en muchos análisis como factores determinantes para que los colchoneros no acabaran ahogándose en la orilla tras nueve meses de brazadas sin descanso, casi siempre por delante de sus rivales. Si bien todo ello ha sido indispensable, cabe preguntarse: ¿qué nos puede decir el Big Data, del que hemos hablado recientemente en este artículo, sobre la victoria del Atlético de Madrid?

El auge del Big Data en el fútbol

Antes de profundizar en esta cuestión, hagamos un pequeño paréntesis para señalar la cada vez mayor visibilidad del Big Data en el deporte rey. Lo que hace apenas cinco años sonaba a ciencia ficción hoy es una herramienta indispensable de los analistas de los clubes. El Big Data ha hecho que ya no se les dé tanta importancia a las métricas “de toda la vida” (goles, asistencias, faltas, tarjetas…), sino que en su lugar están surgiendo parámetros que miden en mayor profundidad aspectos como los esfuerzos de alta intensidad o los datos de creación de un determinado jugador o equipo.

Y no solo los clubes o los entrenadores hacen uso de este tipo de información. Como ya comentamos en “Big Data y fútbol, una relación cada vez más estrecha”, durante el verano se hizo viral la noticia de que Kevin de Bruyne había prescindido de agentes para negociar su renovación con el Manchester City:  el belga estaba seguro de que un pendrive cargado de gigas y gigas de información eran su mejor baza para convencer a los dirigentes Citizens de que debían renovar su relación contractual. Quizás no tenga agentes, pero sí un amplio equipo detrás que usó la estadística avanzada como principal arma para persuadir a su equipo.

Goles Esperados, la métrica de moda

Para este análisis, vamos a centrarnos en la métrica de moda en el campo del Big Data: los Goles Esperados (Expected Goals o xG, según su terminología inglesa). Simplificando un poco, podríamos decir que los Goles Esperados son una forma de cuantificar el valor de una ocasión de gol, de responder a la siguiente pregunta: ¿cuál es la posibilidad de que un determinado disparo se convierta en gol?

Para llegar a un porcentaje concreto, el Big Data se nutre de multitud de parámetros para llegar a ese valor: distancia y ángulo del rematador con respecto a la portería, parte del cuerpo con la que se golpea el balón, tipo de pase que precede al lanzamiento, construcción de la jugada (por ejemplo, si ha habido rebotes, conducciones o regates previos al disparo)… Multitud de factores que se cotejan en bases de datos con miles de jugadas similares para determinar la posibilidad de que el tanto subiera o no al marcador.

Con esto claro, es necesario señalar que la estadística de Goles Esperados es aplicable tanto a jugadores como a clubes y, por lo tanto, útil tanto para medir el rendimiento individual como colectivo y permite ver con claridad su eficacia: un delantero puede que convierta muchos goles, pero si su estadística de Goles Esperados está por encima de esa cifra puede indicar que su precisión de cara a portería no está siendo la idónea en relación a lo que tanto él como su equipo están generando en ataque. Por el contrario, es indicativo del buen momento de un goleador el hecho de que sus Goles Esperados estén muy por debajo de los totales. Estos dos ejemplos pueden, por descontado, aplicarse al global de un equipo.

El equipo más eficaz

Teniendo ya definido lo que son los Goles Esperados, toca ahora analizar el último campeonato de LaLiga disputado. Nos serviremos de los datos alojados en la web ‘fbref’, que ofrece de manera gratuita muchos parámetros de Big Data como los ya mencionados, y eliminaremos de la ecuación los goles en propia puerta.

Aquí es donde encontramos una de las claves del título del Atlético de Madrid: es, sin duda, el equipo con más diferencia favorable entre sus goles esperados (“solo” 52,4, el quinto equipo en esta estadística y muy por detrás de los 78,9 del líder de esta clasificación, el Barcelona) y sus goles totales (65, segundo en esta estadística solo superado por los 80 del conjunto entrenado por Ronald Koeman). Es decir, marcó casi 13 goles más de lo esperado en función de la calidad de sus ocasiones. A pesar de que los clubes de la parte alta de la tabla mejoraron sus registros respecto a este parámetro, el conjunto colchonero fue quien más lo rentabilizó. El que más se acercó a sus cifras de efectividad fue el Celta, aunque sus 7,3 goles de diferencia palidecen al lado de las cifras del conjunto de Diego Pablo Simeone.

Dos killer en el equipo

De esos 12,6 goles de más que el Atlético convirtió para conquistar el título, 5,4 llevan la firma de Luis Suárez. El charrúa se elevó hasta los 21 tantos, marcando los dos que supusieron sendas victorias en la penúltima y en la última jornada, mostrando que un delantero de su talla nunca pierde el instinto goleador.

Sin embargo, no es ni de largo el jugador más preciso de LaLiga. Ni tan siquiera de su equipo: Marcos Llorente se lleva esos honores, ya que sus 12 goles en la campaña superan con creces a los 4,3 Goles Esperados del ex jugador madridista. Ni Leo Messi, la precisión hecha jugador de fútbol, se acerca al todocampista rojiblanco con sus 6,4 goles de diferencia entre los realizados y los esperados.

Con todo lo mencionado, extraña menos que el Atlético de Madrid saliera campeón pese a contar, sobre el papel, con menos armas que sus dos principales rivales por el título. Sin embargo, la precisión de cirujano con la que se movió durante todo el año, rentabilizando al máximo sus ocasiones, construyó  los cimientos del relato victorioso de los rojiblancos en la temporada 2020-2021. ¿Lograrán Luis Suárez y Marcos Llorente mantener ese espectacular nivel de acierto en la temporada en curso?

Categorías: Blog

0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *