La inclusión de la realidad aumentada en el deporte

Publicado por LabHipermedia en

La realidad aumentada es una herramienta que está progresando rápidamente debido a sus numerosas aplicaciones. Mayoritariamente, su uso actual está enfocado al entretenimiento donde los usuarios se sumergen en nuevos mundos que les permiten tener una experiencia totalmente realista. Sin embargo, en otros casos, esta tecnología está comenzando a ser importante en campos de actividad como es el deporte.

¿Qué es la realidad aumentada?

Es aquella tecnología que posibilita al usuario ver en todo momento el mundo real y superponerle objetos virtuales con datos relacionados y relevantes. Se apoya en tres pilares básicos que definen su funcionamiento.

  • Combinación de lo real y lo virtual en un entorno real.
  • Interacción en tiempo real
  • Registro en 3D.

Las aplicaciones de realidad aumentada actualmente utilizan el dispositivo móvil como una herramienta, ya que provee del hardware necesario para recolección de datos que permiten precisar sobre los datos mostrados y, esencialmente, porque tiene la cámara que sería la que aporta la vista del mundo real.

Todo esto se consigue usando dispositivos móviles de dos tipos, aquellos basados en la ubicación y los que usan marcadores. Los primeros utilizan hardware como el GPS, y el giroscopio para ubicar la posición de lo que se está viendo y montar así la capa de datos. Es la que más beneficios trae para mostrar capas de datos sobre la vista real dentro de un entrenamiento deportivo ya que podemos determinar los valores de las variables como altura, velocidad, ubicación y sus valores derivados también. Los segundos utilizan marcadores para determinar la aparición de la capa de datos.

La realidad aumentada en la práctica deportiva

El impacto de la aplicación de la realidad aumentada en el aprendizaje deportivo se constituye también como un aliciente para su uso en los entrenamientos, ya que ciertamente son usadas algunas metodologías de enseñanza.

La realidad virtual ofrece transportar a los deportistas a su campo de juego para poder vivir con anterioridad a lo que se enfrentarán. De esta forma, pueden planificar estrategias de juego, practicar técnicas y jugadas o incrementar su velocidad de reacción. Permite replicar situaciones complejas de partidos, razón por la cual tiene tanto éxito en la actualidad. Por ello, se convierte en una gran herramienta para entrenadores, puesto que obtendrán más información del deportista a la hora de entrenar. El técnico podrá evaluar los movimientos de sus pupilos y analizar cómo ejecutar las estrategias y así ir mejorando el rendimiento de cada uno.

La herramienta Rezzil ya provee a equipos como el Manchester City, PSG o Arsenal de una gama de ejercicios de entrenamiento virtuales, que también han sido adaptadas para el libre acceso para fans y gamers. Un equipo de softball japonés lo ha empleado para entrenar bateos programando lanzamientos de determinadas características.

En Estados Unidos, se ha probado en el fútbol americano de divisiones universitarias y, según los entrenadores, ayuda a los jugadores a procesar y aprender lances del juego sin la necesidad de hacer partidos. En otros deportes, como la Fórmula 1 o la Nascar, el pronóstico es que estos procedimientos estarán plenamente integrados a corto plazo.

En España, además, tenemos el ejemplo de nuestra aplicación de realidad virtual VAR3D, enfocada al colectivo arbitral. Con ella, los árbitros asistentes pueden evaluar situaciones reales de fuera de juego y comprobar parámetros como los centímetros por los que el jugador se encontraba o no en posición incorrecta o la distancia del usuario con respecto al penúltimo defensor.

Hado, un nuevo deporte

La evolución de la realidad aumentada ha dado rienda suelta a personas creativas con ganas de combinar esta tecnología con la actividad física. Así surgió un nuevo deporte con el apoyo trascendental de la herramienta en cuestión. Su nombre es el Hado y comenzó en 2014 en Japón.

Se trata un deporte electrónico de realidad aumentada en el que los jugadores pueden ver elementos visuales añadidos al mundo real e interactuar con ellos. Los jugadores utilizan un casco de realidad aumentada y un brazalete que actúa como sensor para interactuar con diferentes opciones virtuales del juego. Esta práctica ha ido creciendo tanto que ha conseguido extenderse a más de 26 países, un dato que les ha permitido crear torneos internacionales.

Todo funciona con iPhones e iPods conectados vía WiFi y que se pueden utilizar en cualquier parte. Además de ello, se deben utilizar unas telas que actúan como un código QR. Estas se conectan al módem y sirven para diferenciar a los equipos.

Hado es el primer deporte de realidad aumentada. Hado es un juego altamente físico en el que los jugadores compiten contra otros usuarios y un reloj de 80 segundos que marca el timbre final. La mecánica es sencilla, gana el equipo que más puntos tenga al sonar la campana. En caso de empate, los equipos compiten en un tiempo extra en el que gana el primero en anotar. Todo esto se hace mezclando el clásico balón prisionero con un videojuego de peleas. Los usuarios utilizan una serie de dispositivos portátiles para intercalar imágenes reales con las del juego, y al que se juega en equipos de tres. Las medidas oficiales del terreno de juego son 10 metros de largo por 6 de ancho.

Este deporte requiere de un gran juego de pies, velocidad y agilidad. Se juega al mejor de tres sets, por lo que gana el equipo que venza en dos de ellos. Es un deporte virtual, pero muy completo, ya que no se para quieto y se queman muchas calorías. Para empezar a jugar a Hado tan solo hace falta colocarse el casco y el brazalete, con el que se pueden personalizar las habilidades.

En ataque, los jugadores deben apuntar y disparar bolas de energía a las células de vida de sus oponentes, que se muestran con forma de pétalos. Para crear una de estas bolas hay que levantar el brazo para cargar el medidor de energía y estirar el brazo para dispararlas. En cuanto a la defensa, hay dos opciones. La primera de ellas es moverse hacia los lados para evitar las bolas y proteger así a las células de vida. La segunda opción es crear escudos, y para ello basta con bajar el brazo para cargar el medidor de escudos para luego mover el brazo hacia arriba para levantarlo. Eso sí, tras varios golpes el escudo se rompe.

Como hemos comprobado, la realidad aumentada y el mundo virtual están cada vez más presentes y cuentan como gran ayuda a la hora de practicar actividades deportivas. Por otro lado, las innovaciones son latentes y un claro ejemplo es la creación de nuevos deportes apoyándose en estas técnicas. Sin duda, está claro que esta nueva tecnología promete realizar grandes avances en la materia.

Categorías: Blog

0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *