LA HISTORIA DEL FÚTBOL (4): Los primeros pasos de la IFAB y la fundación de la FIFA

Publicado por LabHipermedia en

Como se comentó en los capítulos anteriores de este serial que recorre la historia del fútbol a través de la evolución de sus reglas, la International Football Association Board (IFAB), asociación encargada de preservar las reglas del fútbol, surgió un 2 de junio de 1886 en Londres. Con su creación se buscaba unificar las distintas, aunque parecidas en su esencia, reglas del fútbol que habían elaborado las cuatro federaciones británicas. A partir de este momento, y ya pasando por alto los roces que se produjeron entre las federaciones con respecto al tema del profesionalismo, la IFAB se erigió como la única entidad responsable de elaborar y preservar las reglas del fútbol.

Desde su creación en 1886, cada primera quincena de junio se llevó a cabo la Annual General Meeting (AGM), una reunión mantenida entre las cuatro federaciones miembros de la IFAB y en la que se discutían las distintas propuestas realizadas para modificar parte/s de alguna/s de las reglas del juego. Hablamos en pasado no porque estas reuniones no se sigan realizando en la actualidad, sino porque a mediados del siglo XX la AGM pasó a celebrarse a principios de año. Hecha esta aclaración, vamos a ir haciendo un repaso a las modificaciones más destacadas que se han ido aplicando al “manual” del fútbol.

En la AGM de 1891 se produjeron tres importantes cambios que han llegado hasta nuestros días. El primero de ellos, a propuesta de la Federación de Irlanda e Inglaterra, no se trató de un cambio como tal, sino más bien de una aclaración sobre una de las reglas ya existentes: los penaltis. Ambas federaciones propusieron aclarar que, a la hora de lanzar un penalti, el portero encargado de intentar detener el lanzamiento no podía adelantarse más de 6 metros desde la línea de gol.

¡6 metros! Y ahora nos quejamos cuando el portero rival se adelanta medio metro y el árbitro no manda repetir el disparo. O, lo que es peor, cuando el VAR le comenta al árbitro que se debe repetir el penalti porque el portero se ha adelantado unos pocos centímetros, como le ocurrió al portero del FC Barcelona Marc-André ter Stegen en el vídeo que puede verse a continuación. Cómo cambian los tiempos…

A esta aclaración se añadió otro de los cambios que se han mantenido hasta la actualidad y este sí hace referencia directa a nuestro tema de discusión: el conjunto arbitral. Hasta el momento, como ya sabemos, los partidos contaban con un árbitro principal y dos umpires que se situaban tras las porterías llevando a cabo la función de jueces de línea. Sin embargo, a propuesta de la Federación inglesa, estos umpires pasaron a ejercer la función de los actuales árbitros asistentes: determinar cuándo salía el balón del terreno de juego y a quién le pertenecía el saque. Con esta modificación se anulaba la regla que decía que el primer equipo que se hiciera con el balón tras haber salido del campo se haría con la posesión del juego.

Y, por supuesto, de esta manera también se concedió una mayor importancia a los árbitros asistentes, hecho que llega hasta nuestros días y que se refleja en el interés que desde LabHipermedia hemos puesto en la mejora de su formación con herramientas como VAR3D, nuestra app de Realidad Virtual pensada para el entrenamiento de esta pieza tan importante del estamento arbitral.

El último de los cambios, aunque de nuevo se trató más de una aclaración, hizo referencia al lugar desde el que se debían dar comienzo los partidos: el centro del campo. Así pues, se decide marcar el centro con un punto, lugar dónde se colocaría el balón para dar inicio a los encuentros. Además, también se definió lo que conocemos en la actualidad como el círculo central: una circunferencia de 20 metros de diámetro situada alrededor del punto que marca el centro del campo, la cuál no puede ser superada por los jugadores hasta que el esférico se ponga en movimiento. Sin embargo, en esta época el círculo central no estaba pintado y, por tanto, se pedía a los jugadores que, de forma imaginaria, lo respetaran. No existen muchas informaciones sobre estos primeros partidos de fútbol, pero seguro que los jugadores de la época respetaban este círculo imaginario mejor que los actuales que también, de forma imaginaria, tienden a generar ciertos problemas al conjunto arbitral.

Pasaron seis años hasta que en 1897 se produjeran otros dos de los cambios que se han mantenido hasta la actualidad: la duración de los partidos y el número de jugadores que podía participar en el encuentro. Aunque ya desde sus inicios la duración de los 90 minutos de partido era un estándar, este año se oficializó y también se añadió que el periodo de descanso no podría durar más de 5 minutos. No fue hasta 1995 cuando el entretiempo se alargaría hasta los 15 minutos actuales.

Por su parte, este mismo año también se fijó de manera oficial que los equipos no podían estar compuestos por más de 11 jugadores. Ambas modificaciones fueron propuestas por la FA y hay que decir que el segundo de estos cambios ya se venía aplicando durante las anteriores ediciones de la FA Cup.

El último de los grandes cambios que se llevó a cabo antes de que en 1904 la FIFA pasara a formar parte de la IFAB, hecho que comentaremos a continuación, fue el que se introdujo en 1902. Este año se propondría y se aprobaría la creación del área, el área pequeña (o área de gol) y el punto de penalti. Con esta introducción se especificaron los tamaños que debían tener estas dos nuevas áreas y se aclaró el lugar desde el que se tenían que lanzar los penaltis.

Para acabar con este nuevo capítulo del serial con el que estamos conociendo la historia del fútbol a través de sus reglas, el 21 de mayo de 1904 es una fecha clave y muy importante dentro de esta disciplina deportiva tan practicada y seguida alrededor del mundo. Ese día, en París, se creó la Fédération Internationale de Football Association, conocida por todos nosotros como la FIFA.

Delegados de las federaciones de fútbol de Bélgica, Dinamarca, Francia, Holanda, Suecia, Suiza y España fundarían la FIFA con el objetivo de unificar las normas del fútbol y, de esta forma, poder difundir el juego por todo el mundo. Su primer presidente fue el francés Robert Guérin, pero el fracaso de la primera competición de fútbol a nivel internacional disputada en 1906 supuso su destitución. Le sustituyó en el cargo el inglés Daniel Burley Woolfall, el cuál abrió las puertas de forma definitiva al fútbol británico en la FIFA.

Desde su origen, la FIFA sabía de la necesidad de conformar un conjunto de reglas que se pudieran exportar a todos los países en los que se comenzaba a practicar este deporte. Los creadores de la FIFA conocían la existencia de la IFAB, de su trayectoria y del grupo de reglas del juego que venían aplicando desde hace décadas en el fútbol británico. De esta forma, la FIFA decidió ponerse en contacto con la IFAB y, tras el visto bueno de los miembros de esta última, la FIFA pasó a ser el quinto miembro de la IFAB. Desde este momento, su voto tiene la misma validez que el de las cuatro federaciones británicas y también puede llevar a cabo todo tipo de propuestas para modificar las reglas del juego.

Esta relación entre la FIFA y la IFAB se ha mantenido hasta nuestros días. En el próximo capítulo del serial seguiremos conociendo cómo han continuado modificándose estas reglas del juego hasta las que se aprobaron este mismo verano para la temporada 2020-2021.

Categorías: Blog

0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *