Las mujeres y el arbitraje en las grandes ligas

Publicado por LabHipermedia en

El papel de las mujeres en el deporte se ha visto siempre algo relegado si se compara al de los hombres, y esto se ve reflejado también en el arbitraje.

No ha sido fácil el camino a recorrer para que, hoy en día, podamos ver cada vez más mujeres arbitrando. A pesar de todos los avances y logros conseguidos en los últimos años, aún hay mucha diferencia entre el número de colegiados y colegiadas, incluso en las competiciones femeninas de alto nivel es difícil equiparar el porcentaje de árbitras.

Comienzos del arbitraje femenino en fútbol

En fútbol, hasta la década de los 60 no se había visto una mujer arbitrar un partido. El diario ABC conserva una crónica de un partido de fútbol disputado en 1962 en el que todas las componentes (árbitras, jugadoras, entrenadoras, médicos y demás cuerpo técnico) eran mujeres. Aunque su presencia, hasta el momento, sólo se dio en partidos de nivel inferior, ese mismo año en Inglaterra Margaret Spinks aprobó el examen para ser árbitra oficial, consiguiendo así arbitrar partidos oficiales bajo la sorpresa de un país entero.

En 1970, ocurre algo parecido en Japón. Yoko Murakoshi también pasó el curso de arbitraje de la federación nipona, pero no pudo ejercer hasta que no alcanzó la mayoría de edad. En 1974 se supo la noticia de que una árbitra brasileña dirigiría partidos en la liga de Buenos Aires. También en la década de los 70, Darlene May se convierte en la primera mujer en arbitrar un encuentro de baloncesto masculino.

En el caso de España, no fue hasta la década de los 80 cuando las mujeres empiezan a reivindicar su papel como árbitras gracias a Rocío Álvarez, hija de un colegiado de Primera División. Rocío se convirtió en una de las primeras árbitros colegiadas en España, abrió la veda para que cada vez más mujeres se animaran a ser árbitras. Este hecho supuso que en los 90 creciera el número de árbitras en España con figuras como María José Alcántara, primera mujer en arbitrar un partido de categoría nacional,  el encuentro entre Utiel-Mutxamel de Tercera División. Pero el periplo de Alcántara no acabaría ahí, ya que meses después de pitar su primer encuentro nacional, se convirtió en la primera española en ser árbitro de la FIFA con 29 años.

Fuera de España, a finales de los 90, por primera vez una mujer ejerce de jueza de línea en un partido de Champions. Fue Nelly Viennot en el partido Molde-Real Madrid. Pero Viennot ya había estado en eventos de gran envergadura, tales como la fase final de los Juegos Olímpicos de 1996 o partidos de la Liga regular francesa.


Progreso de las últimas décadas

Desde finales de los 90 hasta ahora se ha apostado mucho por las árbitras. La Liga Iberdrola ha contado con tríos arbitrales compuestos únicamente por mujeres y, en la liga masculina cada vez se ven más árbitras. Un claro ejemplo son Marta Huerta de Aza o Guadalupe Porras, muy consolidadas en la élite del arbitraje.

En Europa, otras profesionales relevantes han sido Nicole Petignat, dirigente de partidos de fase clasificatoria de la Copa de la UEFA entre 2004 y 2009, o Stephanie Frappart, quien lideró la lista de árbitras de fútbol en 2020.

Entre baloncesto y fútbol, la situación es diferente

En baloncesto se ha tardado más en lograr que las mujeres llegaran a arbitrar las categorías más importantes de España. Hay alrededor de un 5% de árbitras disponibles para arbitrar en Liga Femenina Endesa y Liga Masculina Endesa, es decir, 11 árbitras de 105 en total. Es cierto que cada vez es más habitual ver a mujeres en los equipos arbitrales, pero no fue hasta 2018 cuando un trío arbitral estuvo compuesto únicamente por mujeres. Ocurrió en un Spar Girona-Perfumerías Avenida de Liga Femenina Endesa y en un Carramimbre Valladolid-Tau Castelló. 

En España, solamente Yasmina Alcaraz y Esperanza Mendoza pueden arbitrar en ACB. Ambas llegaron siguiendo los pasos tanto de Pilar Landeira , debutante en 1992 que anunció su retirada en 2004, como Anna Cardús, activa de 2003 a 2018.

Es cierto que en categorías de formación sí que hay muchas más árbitras. El número va aumentando, pero son realmente pocas las que llegan a la élite.

Alrededor de un 11% de colegiados de LEB Oro, Liga Femenina 2 y Liga EBA son mujeres. Este aspecto cambia mucho en Euroliga porque hay solamente una mujer en activo de 70 colegiados, la alemana Anne Pathner. Sin embargo, la cifra crece si nos fijamos en los oficiales de mesa, ya que en la Comunidad de Madrid, 7 de los 9 oficiales de ACB son mujeres.

Si nos vamos a la NBA, fue en 2021 la primera vez que dos mujeres arbitraron juntas un partido entre Charlotte Hornets y Orlando Magic. Durante la temporada 2020/21, hubo 5 mujeres con contrato a tiempo completo como árbitras de la NBA, un número algo pobre que marca que aun queda mucho camino por recorrer. No obstante, La NBA tiene una cifra bastante más elevada de mujeres destinadas a tareas de arbitraje en comparación con las otras grandes ligas de Estados Unidos (NFL y Liga Mayor de Béisbol). Hablamos de un 22,4%.

El arbitraje depende de las federaciones autonómicas, y cada colegiado se inscribe en su comunidad. Desde los últimos años se han realizado gran cantidad de formaciones y jornadas para fomentar la participación de la mujer en estas instituciones. Aunque el número de mujeres colegiadas va en aumento, las que llegan a la élite no son tantas como gustaría. Gracias a las federaciones, cada vez se incita más a las mujeres a formar parte del colectivo arbitral y, poco a poco, se está logrando. A pesar de ello, no existen suficientes colegiadas para poder hablar de igualdad.

Categorías: Blog

0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *