Las “oposiciones” de los árbitros: el Programa de Talentos de la RFEF

Publicado por LabHipermedia en

Durante el mes de julio, los equipos que antes de que la pandemia suspendiera las competiciones en todo el territorio nacional ocupaban la zona noble de las clasificaciones de la Reto Iberdrola, en el ámbito femenino, y la Segunda División B, Tercera División y competiciones inferiores, en el masculino, han luchado por culminar el objetivo marcado allá por el mes de agosto de 2019: ascender de categoría. Meses de incertidumbre ante la posibilidad de que ese sueño tuviera que aplazarse a otra ocasión y en los que la emergencia sanitaria obligó a detener el fútbol y el deporte en España.

Finalmente, la temporada ha podido finalizarse con ciertas singularidades y con los terrenos de juego inundados de lágrimas como cada año: de alegría para unos, de rabia y tristeza para otros. Ni los primeros pudieron sentir el júbilo de su hinchada ante la consecución del ascenso, ni los segundos su calor y su apoyo en seguramente uno de los momentos más duros de su carrera.

Pero no solo los jugadores, los staff técnicos y demás componentes de los clubes se jugaban su futuro en unos playoffs que decidieron si eran lo suficientemente buenos para escalar un peldaño más hacia la cúspide del fútbol español o si, de lo contrario, deberán volver a intentarlo el año que viene con ilusiones renovadas. Y es que, aunque queden en segundo plano, cientos de colegiados de toda España han luchado también por ascender a la vez que los conjuntos a los que arbitran.

En LabHipermedia llevamos años trabajando en la formación de los árbitros del presente y del futuro. Por ello, queremos explicar cómo es el proceso de ascenso de los colegiados y homenajearles recopilando las palabras que durante los últimos meses han expresado aquellos que han puesto todo su empeño e ilusión para estar un pasito más cerca de emular a Marta Huerta de Aza, Antonio Mateu Lahoz, Guadalupe Porras Ayuso o Pau Cebrián Devis.

El programa de Talentos de la RFEF

Es muy sencillo entender qué equipos ascienden de categoría al final de un año en las divisiones anteriormente mencionadas: los mejores clasificados disputan un playoff; los ganadores, suben. Ahora bien, en el caso de los árbitros no es tan simple pero, aunque varíe en función de la categoría, los requisitos para que un colegiado opte al ascenso son similares.

Es aquí donde, en el ámbito de la Tercera División y la Reto Iberdrola, entra el programa de Talentos del Comité Técnico de Árbitros de la Real Federación Española de Fútbol. Abarca toda la temporada futbolística y está dividido en diversas fases (cuatro en el caso masculino y dos en el femenino) en las que los miles de árbitros que inician el camino en agosto irán pasando cribas en función de aspectos como su rendimiento o su condición física.

En Tercera, la primera fase está delegada en los comités territoriales, que valora y clasifica a sus árbitros hasta una fecha límite en la que los primeros pasan a la siguiente etapa del programa. En esta fase inicial, desde LabHipermedia hemos trabajado con las federaciones a través de dos vías: realizando la labor de scouting arbitral para el Comité Territorial de Árbitros de Madrid e implementando nuestra plataforma de aprendizaje online CloudLab en todas las territoriales del país con la intención de fortalecer el conocimiento teórico-técnico de los colegiados.

La RFEF estipula el número de árbitros que las territoriales deben proponer. Por ejemplo, en Madrid son cuatro los colegiados que pasan a la Fase II y uno de ellos debía haberse quedado por el camino tras evaluar su rendimiento en las últimas jornadas de la temporada, decisión que nuevamente recaía en las territoriales. Sin embargo, la pandemia ha hecho que este año no haya habido Fase II.

A partir de aquí, el Comité Técnico de Árbitros nacional toma las riendas del programa de Talentos. La Fase III se compone de cinco pruebas: un examen de Reglas de Juego, una serie de pruebas físicas, una prueba de redacción de actas, otra de inglés y una última psicológica. Si se superan, llegamos al punto en el que comenzó este artículo: la designación para los partidos de ascenso a Segunda División B, que constituirán la prueba final antes de decidir qué árbitros alcanzarán la Segunda División B.

En el caso femenino se simplifica más el proceso. Cada territorial elige una árbitra y una asistente para que accedan a la fase I, similar a la III de los árbitros de Tercera División. Una vez pasen los distintos test, serán designadas para un partido en el que su rendimiento inclinará la balanza hacia el ascenso o hacia la permanencia en la Reto Iberdrola.

Una preparación atípica

La pandemia ha supuesto un auténtico reto para el fútbol no profesional, especialmente en lo tocante al mantenimiento de la forma física cuando durante mucho tiempo solo se podía salir de casa para lo absolutamente imprescindible. Los deportistas de élite a menudo disponen de gimnasios en sus propias casas, pero los jugadores de equipos más modestos han experimentado más vicisitudes. Y los colegiados tampoco son una excepción: pese a que el estudio teórico ha podido desarrollarse prácticamente con normalidad, la puesta a punto física ha sido mucho más complicada.

En este sentido se expresaba Víctor Castellanos Argüeso, árbitro del comité cántabro que ha ascendido a Segunda B tras estar una única temporada en Tercera, en declaraciones a El diario montañés aún en plena desescalada: “Vamos estudiando en casa y nos hacen pruebas online. El aspecto físico lo trabajo con el material que tengo en casa, pero el apartado aeróbico es más complicado”.

En cambio María Planes Terol, árbitra del comité murciano, se ha quedado a las puertas de la Primera Iberdrola: es la suplente número 1 en caso de que alguna de las colegiadas que ya están en la categoría o que acaban de subir a la misma cause baja. Aunque ella ya forma parte del cuerpo arbitral del máximo escalafón del fútbol femenino español como asistente, eso no ha hecho que escatimara en esfuerzos para conseguirlo: la también estudiante de enfermería reconocía a la Federación de Fútbol de la Región de Murcia durante el confinamiento que, para ella, la clave para buscar el ascenso y al mismo tiempo avanzar en sus estudios era la “organización”. En el aspecto físico, su preparación se basó en tratar de aprovechar los recursos disponibles para “seguir manteniendo la forma física”, sobre todo antes de que se permitiera salir a correr; en el teórico, con las herramientas proporcionadas por su comité: “Seguimos haciendo video test y exámenes teóricos a través de la herramienta de CloudLab con la que trabajamos. También hacemos reuniones cada x días para resolver dudas o ver cómo va avanzando todo esto”.

Ese esfuerzo es, además, ampliamente valorado por los comités. Al fin y al cabo, que haya más árbitros de su territorio en las principales divisiones del fútbol español demuestra que el tiempo empleado en su formación ha merecido la pena. La directora técnica de arbitraje femenino del CTA de la Federació Catalana de Futbol, Anna Zardaín, hablaba en Mundo Deportivo sobre cómo encaraban el ascenso a Primera Iberdrola las colegiadas catalanas inmersas en el programa: “Afrontan el reto con ilusión, entusiasmo y con mucha dedicación, teniendo en cuenta que son unas pruebas muy exigentes. A pesar de las dificultades por el confinamiento, han trabajado intensamente y se están preparando diariamente para llegar en las mejores condiciones posibles “

Sin margen de error en los exámenes

En el Programa de Talentos de la RFEF no tienen cabida los exámenes de recuperación. No hay un septiembre que pueda salvar a aquellos que, ya sea por lesiones o por otras complicaciones, no lleguen en su mejor momento físico ni mental al momento de examinarse. Llegar en un estado óptimo de forma es básico para mantener vivo el sueño del ascenso y hacer frente a las pruebas diseñadas por la RFEF: “Una prueba principal de velocidad y posteriormente una de resistencia, tanto para los árbitros asistentes como para los árbitros”, relataba a la Federación de Castilla y León de Fútbol Javier Sánchez Sánchez, responsable del Área de Rendimiento Físico del CTA de la RFEF. Pero, ¿cómo se evalúan los resultados?: “Existe un baremo. Existen valores mínimos y máximos y, obviamente, todos los árbitros y asistentes han tratado de dar el máximo”.

Una de las evaluadas mientras se entrevistaba a Javier Sánchez es la asistente Estefanía Benito Benito, que ha alcanzado su sueño de llegar a la Primera Iberdrola y que confesaba estar “contenta” de haber finalizado las pruebas: “La temporada ha sido un poco larga. Por suerte ha ido bien y ahora a esperar a los exámenes”.

Dos de los árbitros que se examinaban en Valencia con el ascenso en mente eran María Victoria Miralles Almagro, que ha finalizado el programa como primera suplente para ascender como asistente a Primera Iberdrola, y Francisco José Ortega Herrera, que sí ha logrado el objetivo y estará el año que viene dirigiendo en Segunda División B.

La primera quiso destacar a su federación tras realizar las pruebas el “nivel de exigencia muy alto” que conlleva el hecho de competir con compañeras de toda España, pese a que la pandemia ha hecho que los test se realizarán en cada comunidad autónoma. Sin embargo, no se arrepiente para nada de haber elegido este camino: “Cada vez tienes que entrenar mucho más, tienes que exigirte emocionalmente mucho más y al final dices: ‘¿Todo lo que estoy haciendo vale la pena por lo que voy a conseguir?’ Evidentemente, la respuesta es sí. Si no, a día de hoy, no estaría donde estoy y luchando por lo que estoy luchando”

Por su parte, el segundo de los árbitros valencianos mencionado señaló un aspecto positivo del examen con respecto a los entrenamientos previos en solitario: “No es lo mismo entrenar solo, que es como lo venía haciendo yo en mi caso, a aquí en unas pruebas ya reales con compañeros. Quieras o no, esa referencia de tener al compañero al lado te facilita el llegar al objetivo”. Ortega Herrera se considera “un árbitro que tanto a nivel de velocidad como a nivel de resistencia” tiene “bastante facilidad para realizar las pruebas”; el haber ascendido denota que conoce bien su físico y sus posibilidades.

Los playoffs, la prueba final

Tras superar las cinco pruebas mencionadas anteriormente (examen de Reglas de Juego, pruebas físicas, redacción de actas, inglés y psicológica), llegó el momento más esperado por muchos: arbitrar un partido de los playoffs de ascenso. En ese partido, en el que se decide a 90 o 180 minutos el destino de dos clubes, también se juegan su futuro el árbitro principal y sus dos asistentes.  Unas auténticas “oposiciones”, como las definió en palabras recogidas por su federación el colegiado del comité de Las Palmas Gamaliel Escobar López, que optó sin éxito a ascender a Segunda División B.

El colegiado del comité extremeño (aunque nacido en Bélgica) Francisco Hernández Maeso es todo un veterano en estas lides: de los 10 años que ha permanecido en Segunda División B, solo en el primero no dirigió encuentros de playoff. Para él, esos partidos suponen “la culminación ilusionante del esfuerzo de toda la temporada y una puerta abierta al sueño del ascenso”, como confesaba al diario Hoy. Ocho años consecutivos acariciando la categoría de plata hasta que, a la novena, su rendimiento en el FC Cartagena vs. CD Atlético Baleares, unido a su bagaje durante toda la temporada, le permitió tirar la puerta de la Segunda División abajo y cumplir ese anhelado sueño que relataba al diario Hoy.

En los mismos playoffs, aunque en diferente encuentro (CD Castellón SAD vs. UD Logroñés SAD), estuvo también el asistente madrileño Mario Martín-Consuegra Díaz. A diferencia de Hernández Maeso él no ha culminado el objetivo, aunque antes de levantar el banderín reconocía a la Real Federación de Fútbol de Madrid que ya era todo un logro llegar a los playoffs: “Cuando empecé en fútbol 7 en el Ernesto Cotorruelo y campos así, decía: ‘Ojalá llegase algún día a pitar un playoff de Segunda División”. En el diario Marca, por su parte, explicaba en mayor profundidad las ganas que tenía de que el balón echara a rodar: «Son unos playoffs y serán partidos brutales, a mí me apasionan. Todos nos jugamos mucho porque se decantará nuestro futuro. Es un partido que el árbitro se lo tiene que currar mucho”.

Orgullo y agradecimiento

Solo unos días después, llega el que puede convertirse en uno de los momentos más importantes de la vida de cualquier árbitro: la llamada que les confirme su ascenso. Eliana Fernández González, del comité asturiano, admitió a Deportes COPE Asturias apenas un par de días después de conocer la noticia que seguía sin creerse que la próxima temporada vaya a ser asistente en Segunda División: “Estaba saliendo de casa, me llaman por teléfono y me cambió el día por completo. Llamé a mi madre para compartir la alegría con la familia”. Además, reconoce que una de las llamadas que más ilusión le hizo recibir fue la de Judit Romano García, árbitra asistente, asturiana y presente en la categoría de plata del fútbol español como ella: “Cuando salió la noticia, Judit me escribió. Todos los consejos son bien recibidos”.

Tres son los ascensos en categorías nacionales que han alcanzado los árbitros del comité madrileño: Álvaro Rodríguez Recio a Segunda División B (el árbitro número 1 en el Programa de Talentos de esta división), Alicia Espinosa Ríos a Primera Iberdrola y David Gálvez Rascón a Segunda. Los dos hombres coincidieron en agradecer a través de las redes sociales a su comité y a su presidente, el exárbitro José Luis Lesma López, el apoyo recibido durante todos estos años, sin el que creen que no hubieran alcanzado su objetivo. Por su parte, ella prefería ser más genérica en su agradecimiento: “Al final es el fruto de mucho trabajo y esfuerzo y creo que no hubiera sido capaz de conseguirlo sin todas las personas que han estado a mi lado ayudándome en todo, así que se lo agradezco de corazón”.

Y pasamos de Madrid a Murcia, que ha experimentado idéntico número de ascensos que el comité de la capital. Al igual que Espinosa Ríos, María Navarro Cruz estará el año que viene en Primera Iberdrola, aunque en el caso de la murciana será como asistente. Lo ha conseguido en su segundo intento, ya que el año pasado no lo logró. Pero, como reconoció a la web de la Federación de Fútbol de la Región de Murcia, no se dio por vencida: «Seguí, me levanté y lo he intentado otra vez. Este año hemos cambiado cosas y hemos conseguido el ascenso. Hablo en plural porque sin mis profesores de la Federación, mis entrenadores de la FFRM, mis compañeros…sería muy difícil. Es un logro de todos».

Rafael Sánchez López acompañará a Gálvez Rascón y a Hernández Maeso como los tres árbitros que debutarán en Segunda División en la temporada 2020-2021. Un objetivo que el murciano ni siquiera había imaginado cuando comenzó a arbitrar: “Nunca me planteé llegar a Segunda División. Lo veía como algo imposible e inalcanzable y al final ha sido un sueño cumplido». El cartagenero Juan Francisco Roca Robles, por su parte, ‘culpa’ a un familiar muy cercano de haberle introducido el arbitraje en vena hasta el punto de haber conseguido llegar, de momento, hasta Segunda División B: «Él vio un anuncio en el periódico y me comentó este ‘hobby’ que se ha convertido en una pasión. Mi padre ha sido mi gran apoyo y mi ayuda»

Mirando al futuro

Los árbitros que se han quedado en el camino volverán a intentarlo la próxima temporada con energías renovadas, siempre que los límites de edad no se lo impidan. Uno de los que volverá a la carga es el zamorano Daniel Piñuel, para el que fue un premio dirigir un partido de los playoffs de ascenso en su tercer año en Tercera División y que confiesa a la Opinión de Zamora ser más ambicioso de cara al próximo curso: “Esta temporada mi objetivo es subir, estoy muy contento con el desarrollo de la pasada (competición) pero mi objetivo no era ascender”

Pero igual o más difícil que eso es afrontar el salto a una nueva categoría de mayor exigencia tanto física como mediática y tratar de mantenerse en la misma (o, incluso, encadenar ascensos consecutivos, algo muy complicado pero no imposible de lograr). Eliana Fernández González reconoce haber pensado en el momento del debut desde que recibió la llamada, aunque no se atreve a elegir un campo para hacerlo: “El que me toque, bien recibido será”.

Es inevitable, además, experimentar ese vértigo ante una mayor responsabilidad. David Gálvez Rascón, agradecido al CTA de la RFEF por haberle escogido para estar en Segunda División, intentará “estar a la altura de las expectativas que ellos tienen creadas”. Y, con el auge del deporte femenino presente, Alicia Espinosa Ríos se muestra impaciente ante la nueva temporada: “Formar parte del fútbol femenino tal y como está creciendo para mí es todo un orgullo y me muero de ganas de empezar”.

Como ella, en Labhipermedia estamos deseando que comience la próxima temporada y seguir aportando nuestras innovaciones tecnológicas a todos los árbitros del país. ¡Enhorabuena a los afortunados que han subido un peldaño más en el mundo del arbitraje y mucha fuerza a los que no lo han logrado para que la próxima temporada lo vuelvan a intentar!

Categorías: Blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *