El regreso de Virginia Torrecilla

Publicado por LabHipermedia en

Virginia Torrecilla se ha convertido en una de las jugadoras de fútbol más nombradas en los últimos meses. El motivo ha sido su vuelta a los terrenos de juego tras superar un tumor cerebral diagnosticado en 2020. Sin duda, todo un logro para ella y para todo el fútbol femenino español. Aunque en su regreso su equipo, el Atlético de Madrid, no consiguió la victoria, ni a ella ni a sus compañeras se les fue la sonrisa de la cara, y es por eso por lo que hemos querido rendirle un pequeño homenaje.

Sus comienzos futbolísticos

La mallorquina comenzó a jugar al fútbol con 9 años, en un pequeño club de Cala Millor, su ciudad natal. Fue cambiando de clubes, pasando por el Club Deportivo Serverense y más tarde se unió al Unión Deportiva Collerense, con el que debutó en Primera División con solo 14 años. Tras varios años jugando, decidió dejarlo y trabajar en un bar, pero recibió la llamada de la selección española sub-19. Aceptó la oferta y tras jugar con ellas, en 2011 el Sporting Ciutat de Palma le ofreció jugar una temporada en segunda división.

Tras realizar una buena temporada con el equipo mallorquín, es el Fútbol Club Barcelona quien la ficha en 2012. Con el conjunto culé consigue ganar la Liga, la Copa de Cataluña y la Copa de la Reina en su primera temporada, llegando incluso a jugar la Champions League. En la siguiente temporada en el club catalán, volvió a conseguir la Liga y la Copa de la Reina, adoptando un rol importante. En su tercera y última temporada como azulgrana se hizo con la Liga.

Tras unas fructíferas temporadas en el Barça, la mallorquina quiso afrontar nuevos retos y decidió fichar por el Montpellier HSC francés. Sin duda, el cambio de aire le vino bien, ya que estando en el país galo se convirtió en una futbolista más experimentada. Allí estuvo durante cuatro temporadas, en las que ganó experiencia y fue convocada en varias ocasiones con la selección absoluta, donde jugó el Mundial de 2015, la Eurocopa del 2017, la Copa Algarve, el Mundial del 2019 y la Copa Chipre. En todas las citas tuvo un papel protagonista, siendo una de las jugadoras con más minutos disputados.

En el verano de 2019 regresa a España, fichando por el Atlético de Madrid. Su primera temporada se ve truncada a mitad debido a la pandemia del Covid-19.

Comienzo de la pandemia y fatal diagnóstico

Durante la pandemia, en mayo de 2020, anunció que sufría un tumor cerebral. Tuvo que ser intervenida quirúrgicamente y someterse a varias sesiones de quimioterapia y radioterapia. Después de hacerlo público en redes sociales, todo el mundo del fútbol y del deporte se volcó con ella, recibiendo muestras de cariño de propios y ajenos. Decidió compartir toda su recuperación en sus redes sociales, para mostrar al mundo cómo es realmente un tratamiento tan fuerte para la cura del cáncer.

Uno de los mensajes de apoyo que más emocionó fue el de Alexia Putellas, reciente ganadora del Balón de Oro, que dijo que llevaría el dorsal 14 en la selección en honor a la jugadora balear. De esta forma, estaría “guardándole” su número hasta que Torrecilla volviera a los terrenos de juego. Otra de las imágenes que más impactó fue la de Diego Costa dedicándole un gol a la mallorquina. En la vuelta de la liga tras la pandemia, en el primer gol que marcó, el delantero hispano-brasileño sacó una camiseta del Atleti con el dorsal 14 y el nombre de Virginia. Gesto que emocionó a todo el mundo y que la centrocampista agradeció públicamente.

Otro de los gestos que tuvo más repercusión tuvo lugar en la Supercopa de España de la temporada 2020/21. El Atlético de Madrid ganó el torneo, y Amanda Sampedro (capitana del conjunto colchonero) subió al palco a recoger el trofeo junto a Virginia, celebrando el título conseguido y la recuperación de la centrocampista.

El re-debut soñado

Pero esta historia debía tener un final feliz. El fin de semana de la Supercopa de España comenzó con la convocatoria del Atlético de Madrid, en la que entraba, tras casi dos años, Virginia Torrecilla. El primer logro estaba conseguido, faltaba el tan ansiado “re-debut”. Su equipo, el Atlético de Madrid, ganó en semifinales contra el Levante y se enfrentarían al Barça en la final. No había mejor escenario, contra su exequipo en una final. Y así fue, en el minuto 85 entró en el campo después de 683 días, aclamada por un público puesto en pie y coreando su nombre, y con el aplauso de sus compañeras y rivales.

Hay que destacar el abrazo de Alexia justo antes de que Torrecilla saltase al verde, o la imagen de Amanda poniéndole el brazalete de capitana. Fue un partido donde el resultado fue lo de menos, ya que, nada más acabar, las jugadoras del equipo rival fueron a darle la enhorabuena y, para sorpresa de todos, la mantearon. Un gesto que dice mucho de la calidad humana de las jugadoras del Barça, que antes de celebrar un nuevo título, celebraron el regreso de Virginia tras superar un cáncer. Además, la MVP del partido, Graham Hansen, dijo en rueda de prensa que “la verdadera MVP es Virginia”.

Sin duda, lo mejor de la vuelta de Torrecilla ha sido la unión y el cariño de todas las jugadoras y clubes, que han demostrado que los colores no importan, sino que las personas están por delante. Virginia es un claro ejemplo de superación, lucha y esfuerzo, y su club, un ejemplo de apoyo incondicional. Sus compañeras, tanto de equipo como de profesión, han demostrado ser un ejemplo de amistad, compañerismo y solidaridad.

Categorías: Blog

0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *